Captura de pantalla 2016-07-01 a las 11.04.29

 

 

 

 

 

Forgesing a El Roto (Giovannini)

 

 

 

 

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 18.31.24

Como buenos populistas, en aquella coalición no dejaban de repetir que ellos eran los verdaderos representantes del pueblo, de la gente, de los buenos. Que cuando tuvieran el poder harían que el miedo cambiara de bando, como si la democracia no fuera precisamente el sistema en que nadie tiene por qué tener miedo ni tenemos por qué dividirnos en “bandos” ningunos. En eso les reconocimos como populistas. De modo que mucha gente desconfió de que ellos fueran a ser sus mejores representantes y más de un millón de personas, que les había votado solo seis meses antes, les dejó de votar. Y la posibilidad de que nos gobernara el populismo a los españoles se alejó, al menos provisionalmente.

Miguel Ángel Quintana Paz en El Subjetivo

 

 

 

 

Captura de pantalla 2016-06-30 a las 11.33.01

 

 

 

 

Mientras la Europa diplomática se caracteriza por la búsqueda de la reconciliación, la Europa demótica se caracteriza por perseguir la polarización. La diplomacia es un ámbito donde todos ganan; la democracia directa es un ámbito de suma cero. La diplomacia trata de bajar la temperatura; el paradigma demótico la eleva. Los diplomáticos pueden trabajar unos con otros; los referendos son binarios y fijos, no dejando nada de espacio para la maniobra política y para llegar a un compromiso creativo necesario para resolver los problemas políticos. En la Europa demótica, la solidaridad es imposible.

Mark Leonard, hoy en El País

 

 

 

 

Captura de pantalla 2016-06-29 a las 10.42.27

 

 

 

 

El nacionalismo catalán puede seguir anclado si lo desea en la retórica de la voluntad popular y la irresponsabilidad de abrazar la quimera independentista saltándose todos los semáforos. En todo caso, sepan los partidos y dirigentes políticos que así actúan que hacen un flaco favor a la sociedad catalana. Primero porque socavan un principio básico de cualquier sistema democrático, como es respetar las normas. Y, segundo, porque abonan el terreno para instalar en la calle la idea de que cualquier consulta es aceptable aunque rebase la legalidad vigente. Si Artur Mas se sienta en el banquillo será por su comportamiento delictivo, justo lo contrario de lo que pregona para tapar su fracaso y su delirio de convertirse en mártir del independentismo.

Editorial de El Mundo

 

 

 

 

Captura de pantalla 2016-06-29 a las 10.32.53

 

 

 

 

 

Forgesing a El Roto (19-6-2016) (Giovannini)

 

 

 

 

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 18.31.24

Conviene aprender del pasado inmediato. Del siglo XX, por ejemplo. Conviene aprender de la trágica vanidad de quienes experimentaron con el límite, predicaron la espontaneidad de la vida y la política, anunciaron la liberación edénica, desearon vengarse de la realidad, propusieron construir un hombre nuevo y una sociedad nueva que del pasado hiciera tabla rasa, persiguieron la pureza como forma de redimir al género humano. No estoy filosofando. Hablo del hombre engreído e impulsivo a la par que omnisciente, prepotente y displicente. Ese hombre que contribuyó poderosamente al derrumbe de la civilización europea de entreguerras y al despotismo subsiguiente. No se puede rebasar el límite. No todo es –afortunadamente– posible y no se pueden satisfacer –afortunadamente– todos los deseos. No existen las soluciones totales, sino las reformas parciales. La mejor y más racional manera de hacer política es a través de la discusión y el pacto en un marco de democracia, seguridad y libertades. Hay que desconfiar de quienes amenazan con redimirnos. Detrás de tan sugestivo proyecto no hay otra cosa que la tentación totalitaria de quienes no creen en el Estado de derecho.

Miquel Porta-Perales en ABC

 

 

 

 

A Dangerous Companion

  

He plagiado The Travelling Companions de Augustus Egg, un pintor british donde los haya, de la cuadrilla de Dickens y Wilkie Collins (a los que imagino como una versión adulta de los Proscritos de Guillermo Brown). Aunque en el cuadro aparecen dos personajes, resulta obvio que la lectora de expresión obtusa es K. La otra infeliz solo es una compañera de viaje que ha olvidado cuán peligroso resulta bajar la guardia ante la necedad. Mientras duerme, la infatigable K le ha recortado la bandera y en un rapto de creatividad ¡le ha roto sus augustos huevos! ¡Huevos y banderas estrellados! Sí, los tontos son terribles. Pero cuidado: se suele interpretar que el cuadro de Egg representa en realidad aspectos diferentes de una sola persona. (Giovannini)
 

 

 

 

Captura de pantalla 2016-06-28 a las 16.03.19

 

 

 

 

 

Borrell vs Junqueras

 

 

 

 

Cataluña se convierte en el problema más urgente y trascendente para la política española y el acuerdo con el PSOE, que debe analizar su propuesta catalana a tenor de los lamentables resultados tras un periodo largo de elecciones, se hace inevitable atendiendo a los dictados de la razón y la responsabilidad. En el País Vasco no existen conflictos que obliguen a una política de urgencia. Sin embargo, se dan las condiciones de integrar al nacionalismo vasco institucional en una política pos-ETA que puede servir de cercano ejemplo a los nacionalistas catalanes de derechas y con el objetivo de incrementar la concordia social en el País Vasco, confeccionando un relato histórico que defina las responsabilidades y comportamientos de cada cual durante los últimos 50 años. El fortalecimiento de las instituciones, melladas por la crisis y la corrupción, es otro reto que el partido de Rajoy está obligado a enfrentar y lo tiene que hacer para asegurar el éxito de la empresa con una amplitud de miras que supere ampliamente las siglas de su partido.

Nicolás Redondo Terreros, hoy en El Mundo

 

 

 

 

 

Arre, Pablo. Borriquito como tú. O cómo llamar burro a todo el mundo, decir que se es más listo que nadie y lograr el favor de las masas. (El Roto/Giovannini)

 

 

 

Captura de pantalla 2014-08-31 a la(s) 18.31.24

La historia de los españoles tiene un relato reciente en el que el miedo actuó como una emoción positiva: si la Transición fue una joya de la política contemporánea fue, también, gracias al miedo. Respecto de diciembre, las elecciones del domingo trajeron la novedad de que los socialistas ya no pueden seguir utilizando su predilecto mantra de entonces. Esto es, que España había votado por el cambio. Y es probable que la ventaja electoral del bloque de la derecha se deba a la constatación de un miedo ciudadano simple, menos rebuscado que el del Brexit: el miedo de haber visto actuar, aun durante pocas semanas, a los representantes del populismo, incluido el envilecimiento democrático que supuso la ceremonia, de leche y cal, de su entrada en el congreso de los diputados. Este miedo no ha sido el del fusilamiento. Ni quizá tampoco, estrictamente, el miedo a la ruina. Es el miedo invencible al ridículo, la certidumbre de que la vergüenza ajena iba a convertirse en vergüenza propia. Nunca se vota impunemente.

Arcadi Espada en El Mundo

 

 

 

Captura de pantalla 2016-06-28 a las 10.30.12

 

 

 

 

Esperemos que se produzca un cambio de actitud. Hay que prescindir, en estos momentos, más que nunca, de los prejuicios que genera la división de España en bloques, la derecha y la izquierda, absolutamente irreconciliables. Eso no sucede en ningún país de Europa cuando los problemas tienen la entidad con la que ahora nos enfrentamos. Lo ideal sería una gran coalición (PP y PSOE), si se quiere añadiendo a C’s. Tendría un gran soporte parlamentario. Pero también caben, por supuesto, otras soluciones, especialmente abstenciones pactadas con un acuerdo previo sobre los problemas fundamentales y la garantía de unos plazos para obligarse a presentar cuestión de confianza. No hay que olvidar, por otra parte, que el PP, además, tiene mayoría absoluta en el Senado, es decir, la llave para decidir reformas constitucionales. No existe ninguna causa para no encontrar salidas razonables que puedan convenir a todos los partidos, además de al interés general, tras lo expresado anteayer en las urnas.

Francesc de Carreras, hoy en El País

 

 

 

 

 

 

Triunfo de la civilización (alegoría de la gran coalición) y fracaso troglodita (alegoría de la coalición estulta).
(Franz Von Stuck / Giovannini)



Albert Boadella. Contra toda estupidez. De José Luis López Linares. (Ver acto de homenaje y película)