El domingo 22 de marzo se abre con las elecciones andaluzas el año electoral español. Si las previsiones se cumplen, habrá luego elecciones municipales, autonómicas en buena parte de España, incluida Cataluña, y finalmente generales. Estos procesos electorales van a desarrollarse bajo una doble, e inédita, amenaza populista.

La primera amenaza proviene de la anunciada voluntad del gobierno de la Generalidad de Cataluña, y de los partidos que lo apoyan, de convertir las elecciones autonómicas en el plebiscito previo a una declaración unilateral de independencia.

La segunda procede de la irrupción, subrayada por todas las encuestas, de Podemos, un movimiento que promueve la impugnación del legado de convivencia de la transición y cuyos dirigentes se han mostrado comprensivos con formas autoritarias y criminales de la política, como el chavismo o el terrorismo etarra.

Estos dos populismos convergen en su objetivo: el asalto al sistema de derechos y libertades instaurado por la Constitución de 1978, al que unos atropellan por la vía del secesionismo y otros tildan con desprecio de régimen para tratar de hacerlo indistinguible del franquismo. Y los dos tienen algunas características comunes:

  • Proponer pueriles ficciones radicales a los arduos problemas reales.

  • Exhibir corrupciones concretas, que la democracia persigue, descubre y castiga, como prueba de la corrupción sistémica de la democracia española.

  • Convertir al discrepante en malvado, se trate de Madrid o La Casta.

  • Intimar con ideas que han provocado estragos en Europa y los siguen provocando en algunos países de América Latina.

  • Defender la autodeterminación de algunas comunidades autónomas y la grave limitación consiguiente de la libertad, igualdad y soberanía de todos los españoles.

Algunos actores clave del actual sistema tienen importantes responsabilidades en la emergencia de la amenaza populista:

  • Los partidos mayoritarios están lejos de ser ejemplo del rigor ético que prescriben y aún no han sido capaces de anticipar con sus prácticas el proyecto de una España adulta y de calidad, regida por el mérito.

  • Determinados medios de comunicación, incluso públicos en Cataluña, han convertido la información y el debate político en una nueva y exitosa versión de la telebasura. Su actitud forma parte del inmoral aprovechamiento clientelista de la crisis económica que tan duramente ha castigado a los ciudadanos.

  • Las conductas delictivas de algunos dirigentes políticos y sociales se han visto agravadas por la acción de una Justicia técnicamente precaria, lenta en la instrucción y, en ocasiones, cautelarmente justiciera.

Pero el populismo no puede legitimarse a partir de un diagnóstico que es obvio para todos. Ni mucho menos por el cuento de hadas que trata de contar impúdicamente a los ciudadanos, prometiéndoles que los problemas se resolverán en cuanto se decrete la independencia de Cataluña o se aplique a la comunidad española el modelo chavista.

No hay un solo ejemplo de sociedad desarrollada que haya resuelto sus crisis mediante el atajo populista. Las crisis deben abordarse desde la democracia, no contra ella.

De ahí que Libres e Iguales pida una doble reacción frente a la principal amenaza política a nuestra democracia:

  • La primera, a los ciudadanos españoles. Para que en las convocatorias electorales que se avecinan no entreguen su voto a ninguna opción populista.

  • La segunda, al Partido Popular, Partido Socialista, Unión Progreso y Democracia y Ciudadanos. Para que negocien estrictamente entre ellos cualquier acuerdo postelectoral a fin de impedir que la contaminación populista erosione letalmente las instituciones y las bases mismas de la democracia española.

En Madrid, a 18 de marzo de 2015

23 comentarios

Agustín

Ya sabes

Inmaculada Martín Herrera

En Alemania desde hace 2 años, por motivos obvios. Por qué expresáis clara y contundentemente lo que pienso.

santiago gisbert garcía

Adelante con estas sensatas propuestas. Enhorabuena.

Francisco José

Contra todo atisbo de populismo barato y mentiroso. No te dejes llevar.

María

No te dejes llevar…

Paloma Sanz

No te dejes llevar!

José Antonio Ibáñez de la Hoz

¿Son realmente conscientes nuestros conciudadanos del peligro de los populismos? Me temo que no. Y nos toca por ello realizar una labor casi catequética entre nuestro entorno. Adelante con ello.

José Carlos Macías

¿Catequesis? Ah, vale, ya entiendo… la democracia debe consistir, según algunos, en que todos somos iguales menos los que no nos gustan y por eso hay que “evangelizar” a los pobres catetos ignorantes que les votan, para que no quiebre “nuestro” sistema (incluidos los que nos aportan donaciones. (se ve que que Herrera, Vargas LLosa, Leguina, Losantos, Dragó o Tertsch andan con una mano delante y otra detrás y necesitan ayuda económica porque se han gastado todos los cuartos en comprar deuda española para ayudar a sostener al país, como pretenden que hagan otros con Grecia). Pues parece muy democrático, sí.

Eusebio Alcaraz Tito

Adelante, ¡¡¡¡¡ Por España, por la Constitución, por la Libertad y la Justicia¡¡¡¡¡

JOSE ANTONIO PORRAS MORENO

Totalmente de acuerdo. aprovecho para mandar un abrazo a la sociedad Tunecina en estos durois momentos.

Ramiro Moar Calviño

Todo mi apoyo. Una propuesta tan sensata quizá tenga pocos seguidores, pero es que por algo el populismo se llama así.

José luis Pérez

Todo el apoyo a esta plataforma de sensatez y sentido de Estado.

Toni Munóz González

Populimo = Marketing. Y la gente es tonta; que se puede esperar?

Concepción Andérica García

En primer lugar mi solidaridad a todos los ciudadanos de Túnez.

Concepción Andérica García

Mi solidaridad a con todos los tunecinos. Estamos avisados de como son los falsos mesías No nos dejemos engañar por los falsos mesías, miremos a Venezuela

Concepción Andérica García

Adelante por ESPAÑA Y LA CONSTITUCIÓN. España siempre libre y democrática

Ricardo González de Benito

Totalmente de acuerdo

Emilio Rodriguez Canedo

Todo mi apoyo a esta plataforma de sensatez y sentido de Estado. Estoy totalmente de acuerdo. Enhorabuena

Francisco Alonso

Soluciones sencillas a problemas complejos. Entender la política como una religión. Estos dos factores provocaron muchos millones de muertos y regímenes totalitarios que asolaron gran parte de Europa durante dos tercios del siglo pasado. Dame democracia imperfecta antes que utopías redentoras.

José Canduela Martine

Es un diagnóstico muy acertado que suscribo plenamente. Gracias por difundir de una manera muy clara lo que pensamos muchos.

J. Varghas

Estoy de acurdo con lo escrito, lelvo más de 15 años diciendo lo mismo en Madrid, y más de 10 diciéndolo de toda España, pero no sobre Podemos o similares, sino sobre el PP , sus políticos y asedio a la democracia (2004-20011) y su asalto posterior a la misma. Lamento no poder firmar el escrito, ha habido demasiado silencio contra los popularistas y poderosos, un silencio que da que pensar cuando ahora se habla contra ciertos grupos que son más sociales que políticos, y que, aunque no comparta sus ideas, sí me anima, por fin, a habalr y no quedarme callado (por miedo ancestral a eso que hoy anida en el PP y que ha estado siempre aquí).

Amalia De la Rionda

Ante los penosos derroteros (telebasura, clientelismo y simpleza argumental) que están tomando los medios tradicionales, son de urgente necesidad este tipo de blogs.

Luis Miguel Vaz-Romero Moreno

Estoy con vosotros totalmente.