Son muchas las causas que explican el agostamiento de la rosa, pero una es la principal y de ella derivan las demás: el injerto de cizaña al que se sometió (¡voluntariamente!) en su juventud. (Lagarrigue/Giovannini)