unnamed

 

 

El Magnate del Pueblo ha hecho masa con las masas y aun con el territorio… ¡O así lo cree él! Sus delirios tienen una importancia menor, porque van a ser frenados por las sólidas instituciones estadounidenses; el propio cargo va a embridar a Trump, y acaso ahí encuentre al padre negador de caprichos que nunca tuvo. Ahora es un servidor público y hay que desearle buena suerte, señor Presidente… ¡Trump va a madurar al fin! Pero, mientras contemplamos cómo nuestro muchacho crece día a día, greater and greater, no olvidemos la responsabilidad de cada uno de aquellos ciudadanos que votaron encandilados por un mensaje de odio y división. Y el resultado no ha sido una sorpresa, salvo para los analistas que no leen tebeos, porque la respuesta estaba aquí, aquí y aquí desde 1989. Aunque Crumb acabó proponiendo un final alternativo: wishful thinking politólogo. (Robert Crumb / Giovannini)